5 October, 2022
Diario de Guerrero

DESDE 1947

En Corto

MORENO ARCOS, EL PERFIL NECESARIO

Por Juan José Contreras Lara

Regreso a Guerrero después de una ausencia de varias semanas y me encuentro con un proceso de selección de precandidaturas a la gubernatura del estado muy avanzado, aunque hay que consignar que en algunos casos se ha dado al más puro estilo guerrerense, es decir con desbordada intensidad.

Me referiré en primera instancia a la alianza que concretaron el PRI y el PRD, partidos que mantienen fuerte presencia electoral en amplias zonas de la entidad. Aclaro que no soy de los que creen que, en el estado, la hegemonía política sea absoluta en favor de Morena, mucho menos ahora en que hay personajes empeñados en la confrontación y el pleito interno.

Pero abundemos en el hecho notable de que se pudo concretar una coalición hasta hace poco tiempo impensable, entre priistas y perredistas, asunto que seguramente no estuvo exento de dificultades, pero llamó la atención la actitud asertiva con la que sus dirigentes se han puesto de acuerdo. Y se pusieron tan de acuerdo que la llamaron “alianza flexible”, e incluyeron en ella también candidaturas a las diputaciones y las presidencias municipales, es decir, la hicieron prácticamente total.

Los dos partidos han podido avanzar en el tema sin mayores disensos que, si los ha habido, han tenido la habilidad de mantenerlos fuera del escrutinio público, pues no ha trascendido hasta el momento ninguna disputa que pudiera eventualmente significar conflicto.

Ambos institutos políticos, como lo establece el procedimiento legal para las alianzas, han seleccionado ya a sus aspirantes a la gubernatura, el PRI lo hizo en favor de Mario Moreno Arcos y el PRD perfiló a Evodio Velázquez Aguirre, a quienes evidentemente perfilan mediante algunos procedimientos que permiten tiempo de precampaña.

En el PRI nuevamente se puso de manifiesto la capacidad de ese partido para lograr acuerdos internos y el pronunciamiento fue prácticamente unánime, además se ha venido fortaleciendo en los días recientes, con lo que se vislumbra un total cierre de filas en torno a la figura de Moreno Arcos.

Entretanto, en las filas perredistas, desde el año pasado se midieron mediante encuestas tanto Evodio, como Carlos Reyes Torres, quien finalmente no fue favorecido por la preferencia ciudadana y de inmediato respaldó al ex alcalde de Acapulco, saliendo al paso de esa forma a cualquier conflicto al interior de su partido.

Ahora, pronto se conocerán los resultados de otras encuestas, que servirán para definir entre Mario y Evodio quién encabezará la alianza hacia la gubernatura, para que en febrero se avance con el procedimiento de nominación formal.

Es claro que quien tiene el perfil adecuado para gobernar el estado, es el ex alcalde de Chilpancingo. Guerrero requiere para enfrentar los desafíos actuales, no sólo a un personaje con intachable prestigio personal y valores muy arraigados, sino quien cuente con una visión concreta de lo que necesita Guerrero para superar no sólo los desafíos pandémicos, sino también la adversidad económica y, por ende, presupuestal que padecemos y que, si sigue en el tobogán en que se encuentra, hará que los guerrerenses miserables se multipliquen aún más.

Con una trayectoria de décadas en la política y la función pública, Mario Moreno Arcos ha sido prácticamente de todo. Cuenta por ello con la experiencia y las dotes  necesarias para conducir a la entidad sin improvisación, frivolidades u ocurrencias; sabe cómo interactuar con todos, conoce los laberintos del poder federal y es un gestor nato.

Integrante de una numerosa familia, como eran las típicas familias guerrerenses hace años, Moreno Arcos privilegia los valores morales por encima de todo. Siempre se ha distinguido por dar impulso a políticas que favorezcan el fortalecimiento de la familia y de las instituciones que la conforman. A lo largo de su trayectoria ha quedado de manifiesto su total compromiso con los derechos humanos y con todos los grupos sociales.

Su popularidad es tal que, independientemente de que ocupe o no algún cargo, el visitar “la casa de Mario” para recibir orientación sobre algún asunto, trámite o gestión, es referente no sólo en la región centro, sino en todo el estado, pues gran cantidad de personas llegan con la certeza de que serán recibidos y atendidos. Cero arrogancia, cero soberbia. Sólo calidad humana.

Por esto y mucho más, no tengo duda que Moreno Arcos será el candidato formal de la alianza.

Joven, inteligente y capaz, Evodio Velázquez Aguirre tiene tiempo de sobra para continuar construyendo la trayectoria ascendente que trae. Ha sido ya diputado y alcalde, pero podrá seguir sirviendo a Guerrero en cualquier otra posición. No tengo duda.

También se definió la precandidatura de la alianza morenista, pero esa es otra historia y no muy grata, por cierto.   

A %d blogueros les gusta esto: