29 September, 2022
Diario de Guerrero

DESDE 1947

Firmas iguales de 2 diputados en convocatoria oficial del Congreso

Con las firmas iguales de dos diputados integrantes de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso del Estado, fue distribuida ayer la convocatoria para la consulta a los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas correspondiente al municipio de Acapulco.

Por la tarde-noche, a través de un comunicado, la Fracción Parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI) condenó lo que consideró falsificación de firmas de diputados y rechazó cualquier pretensión de simulación en este proceso que impulsa el Congreso local.

El ¿error?

En uno más que evidente error, encima de los nombres de los diputados locales Raymundo García Gutiérrez, coordinador de la Fracción Parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y Manuel Quiñonez Cortés, coordinador de la bancada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) —ambos en su calidad de vocales de la Jucopo—, aparece la misma firma.

La invitación oficial dirigida a la población indígena y afromexicana del municipio de Acapulco para participar en esta consulta, muestra las firmas poco nítidas, tanto de los integrantes de la Jucopo como de la misma presidenta de la Mesa Directiva del Congreso local, Flor Añorve Ocampo, por lo que se entiende que es cuestión del diseño que se le dio.

La diputada local priista y presidenta de la Mesa Directiva del Congreso local reconoció, vía telefónica, que es borrosa su firma, “como si fuera de fotocopia”, pero dijo desconocer si el hecho de que dos firmas de integrantes de la Jucopo sean Iguales, restaría legalidad a la invitación.

Cabe hacer notar que recientemente alcaldes de municipios indígenas, reclamaron al Congreso local la desorganización para trabajar la consulta que instruyó la Suprema Corte de Justicia de la Nación y que, por cierto, el Poder Legislativo deberá concluir antes del 14 de abril próximo.

El PRI marca distancia

Al respecto, el Grupo Parlamentario del PRI marcó su distancia de esta situación y a través de su comunicado, asienta que no fue un error sino que se trató de una falsificación de firmas de dos diputados de lo cual responsabiliza al presidente de la Jucopo, Alfredo Sánchez Esquivel.

En su documento titulado “Sí a la consulta a pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas, no a una consulta simulada”, los diputados locales priístas asientan que están a favor de una consulta a los pueblos y comunidades indígenas y afromexicana que realmente sea libre, informada, previa, culturalmente adecuada y de buena fe y que rechazan cualquier presión para simular este proceso o para incurrir en un montaje con tal de aparentar que se cumple con lo establecido por la SCJN o, fingir un proceso político cuando debe ser netamente ciudadano.

En este sentido puntualizan su condena a “la manipulación que pretende hacer quien preside la instancia responsable de coordinar este proceso, lo que ha llevado a la falsificación de firmas de diputados integrantes de la Junta de Coordinación Política para la emisión de una invitación, por lo que se solicitó la intervención de la Presidencia de la Mesa Directiva en aras de resguardar la legalidad del proceso”.

Asimismo, señalan que independientemente de las acciones legales que serán promovidas contra los responsables de esta irregularidad por la Mesa Directiva, recalcan que el Grupo Parlamentario del PRI está convencido de la relevancia de esta consulta inédita en el Estado y comprometido con que sea un ejercicio ciudadano real, ordenado y efectivo, por lo que determinó respaldar que su coordinador firme la invitación de referencia y con ello se dé certeza y confianza a los pueblos originarios y afromexicano, pero advierten que no avalarán actos que violenten la legalidad en aras de fingir que se cumple con lo mandatado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Finalmente resaltan que, “la consulta debe ser ordenada, jurídicamente sustentada y sobre todo cumplir con cada fase que ha señalado el Poder Judicial de la Federación, porque de lo contrario, no sólo sería ilegal sino hasta ofensivo para los pueblos originarios y afromexicanos, así como para toda la sociedad guerrerense. (Baltazar Jiménez Rosales)

A %d blogueros les gusta esto: