7 October, 2022
Diario de Guerrero

DESDE 1947

Ladrón no soy: Toño Gaspar

El exedil responde a la actual alcaldesa acerca de la acusación sobre los 8 millones de pesos en uniformes no entregados

Baltazar Jiménez Rosales

“Ladrón no soy”, aseguró categórico el ex presidente municipal de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán. Quien calificó como lamentable que la alcaldesa, Norma Otilia Hernández Martínez, lo acuse del robo de ocho millones de pesos, lo cual consideró grave porque lo pone en riesgo tanto a él como a su familia. Y la hace responsable de lo que pueda ocurrirle, por lo tanto, se reserva el derecho de proceder legalmente.

También aclaró que el caso de la adquisición del equipo y uniformes para la Policía Preventiva Municipal, Bomberos y Protección Civil, es un asunto que se encuentra en manos de los órganos de fiscalización correspondiente, por lo cual ha estado solventando las observaciones que se le han hecho.

Antonio Gaspar precisó que la situación es muy delicada, porque “tengo una trayectoria pública de más de 30 años y si de algo me jacto es de que fama de ladrón, no tengo. No tengo necesidad de hacerlo, porque, desde que nací, mi vida ha sido de esfuerzo y de trabajo, pero además eso es algo que cuidé cuando tuve el honor de gobernar Chilpancingo”.

Aparte de calificar de dolosas y falsas las acusaciones que se le hacen, declaró que el monto de la adquisición de los mencionados uniformes para la Policía Municipal, Bomberos y Protección Civil, no fue de ocho millones de pesos sino de 6.1 millones de pesos.

En este sentido su administración liberó anticipos por 4.9 millones de pesos y sólo le faltó cubrir 1.2 millones de pesos, pero debido a que en la recta final de su gestión tuvo graves problemas financieros para completar la nómina, porque el compromiso fue que ese restante fuera cubierto el 30 de septiembre de 2021, el día en que el Ayuntamiento recibiera la última administración de recursos correspondiente a ese mes.

Gaspar apuntó que él pudo haber entregado los uniformes que amparaban esa compra en los últimos días de su administración, pero decidió tener una “cortesía política” y dejar que fuera Norma Otilia quien los entregara en su totalidad, pues sólo tenía que cubrir un millón 200 mil pesos.

Agregó que Norma Otilia en todo momento se negó a recibir a los representantes de la empresa, “a pesar de que estuvieron de manera permanente insistiendo con la nueva administración municipal para entregar los uniformes, lo cual se sustenta con los diferentes oficios fechados en los meses de octubre de 2021 y enero de 2022. La alcaldesa prefirió hacer una nueva compra con otra compañía, y fueron los uniformes que entregó esta semana.

Afirma que como ex alcalde nunca ha sido su deseo interferir con la nueva administración, pues “tengo otras prioridades, pero también hay situaciones que no debo dejar pasar, por lo que debo dar la cara; tengo que defender mi dignidad, mi honor y, sobre todo, la integridad personal de mi familia”.

Y menciona que en los próximos días le pedirá a quien fue su secretario de Finanzas y Administración en el Ayuntamiento, Willibaldo Valente Pastor, que convoque a una conferencia de prensa para que puntualice y precise toda la información de que haya duda.

EN CONTEXTO:

El martes de esta semana, en un evento de entrega de uniformes a 115 elementos de la Policía Preventiva Municipal, la alcaldesa Norma Otilia acusó a Gaspar Beltrán de haberse robado un total de 8 millones de pesos, reclamando una simple entrega simbólica, pero sin el material ni el equipo acordado.

  • Toño Gaspar respondió a tales acusaciones a través de una transmisión “en vivo” que hizo mediante su cuenta de Facebook: “no es agradable recibir el día y ver notas en las que dice que me ‘agandallé’ ocho millones de pesos, que me robé del erario. Son situaciones delicadas.

DATOS CLAVE:

En entrevista con este medio, Gaspar Beltrán profundiza:

  • “El finiquito —1.2 millones de pesos— quedó provisionado para su liquidación y recepción de los uniformes con la ministración de Foramun del mes de septiembre de 2021, lo cual quedó asentado en actas de entrega-recepción”.
  • Dijo no entender “qué es lo que le pasa a la actual alcaldesa, no sé cuál sea su intención al seguir difamando, calumniando, cuando el trato que yo le di cuando fue alcalde fue de respeto, como diputada que era, pero no entiendo por qué desde el momento en que asume la administración pareciera como que algo trae contra mi persona”.

(Foto: Baltazar Jiménez Rosales)

A %d blogueros les gusta esto: