7 October, 2022
Diario de Guerrero

DESDE 1947

Millonario “extravío” en la Delegación del Bienestar

*Están perdidas siete mil 300 tarjetas de débito destinadas

a adultos mayores por un monto de 110 millones de pesos

Baltazar Jiménez Rosales

Al menos siete mil 300 tarjetas de débito, del Programa Federal de Pensión para Adultos Mayores, estarían en calidad de perdidas. Estas amparan, aproximadamente, 110 millones de pesos, correspondientes a los pagos que debieron recibir personas mayores de 65 años, desde hace más de cuatro bimestres.

Tras dar a conocer esta información, el ex representante de Morena ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), Sergio Montes Carrillo, señaló que, por la gravedad del caso, es necesario que el Delegado Único del Gobierno Federal en Guerrero, Iván Hernández Díaz, dé la cara y confirme o desmienta esta versión.

El morenista dijo, a reporteros locales, que fueron algunos trabajadores de la misma Delegación de la Secretaría del Bienestar, quienes le informaron del “trascendido del extravío de las siete mil 300 tarjetas de débito, que fueron citados para que los ayuden a resolver el asunto relacionado con el extravío, porque no tienen idea a dónde fueron a parar, lo que lo hace un asunto muy complicado”. 

De entrada, el crítico ex representante de Morena aclaró que, no hay pruebas de este extravío, sin embargo, destacó que el rumor es muy fuerte, por lo que insistió en que el delegado Hernández Díaz tiene que salir a aclarar el asunto, porque lo que es una realidad es que, los adultos mayores que hicieron su trámite de incorporación, desde hace más de ocho meses, ya se cansaron de dar vueltas a la Secretaría del Bienestar y nada más no pueden cobrar sus pensiones.

Resaltó que, en lo personal, espera que este rumor no sea cierto, porque representaría un desfalco al erario y porque, además, “prometimos ser diferentes y estamos cometiendo los mismos errores”, agregó.

Señaló que los montos que amparan las siete mil 300 tarjetas de débito son diferentes, pero en base a los cálculos de personas que saben de este asunto, se habla de al menos 110 millones de pesos en total.

Mencionó que su preocupación estriba en que el manejo de estas tarjetas de débito es como todas y, por lo tanto, se puede hacer mal uso de ella. “En los sobres en que llegan, atrás de la tarjeta de plástico, está la clave, el NIP o la contraseña para accesar a la cuenta para tramitar el retiro de dinero en los cajeros” y, alguien más podría disponer del dinero que amparan.

Insistió en que, es necesario que el delegado único del gobierno federal en Guerrero, aclare la situación, que diga si es verdad o es mentira, “si ocurrió un robo de tarjetas, si se trata de una acción en la que están involucrados trabajadores, si fue una sustracción, que lo diga el delegado…porque son tarjetas que ya están cargadas”.

A %d blogueros les gusta esto: