29 September, 2022
Diario de Guerrero

DESDE 1947

PADRE CHUY CONTINUARÁ RELACIÓN CON NARCOS

Trabajar con los pueblos indígenas, seguir platicando con líderes del narco y restablecer diálogo con el gobierno son algunas de las metas que se propuso el nuevo obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, José de Jesús González Hernández, quien ayer asumió la titularidad de la curia.

En lo que se refiere al indigenismo, monseñor Chuy como dijo que le gusta que le llamen, indicó que es tiempo de reconocer la Iglesia autóctona y con ello generar sacerdotes y obispos que prediquen en lengua materna, e incluso mencionó que esta propuesta se la hizo

directamente al Papa Francisco, porque consideró que la Iglesia se tiene que reconocer y predicar en las lenguas originarias.

Estableció que incluso ritos y cultos que hacen los pueblos indígenas se tienen que reconocer pese a que en este momento no sean reconocidos y ya después ir modificándolos y acondicionándolos.

Durante su mensaje de presentación ante los medios de comunicación, el líder católico hizo un llamado a los gobiernos de los tres niveles a no corromperse y responder a los intereses del pueblo, donde persiste la pobreza. Indicó que como franciscano que es, su función es dialogar con todos los seres humanos e incluso con los animales como lo hizo San Francisco de Asís.

En cuanto al diálogo con el narco, el obispo indicó que San Francisco les dejó una enseñanza fundamental, que es la del lobo que asesinaba para comer y en el pueblo querían asesinarlo. Por ello, él se ofreció a dialogar con el lobo y llegó a un acuerdo, tu no mates y yo te alimentaré, “hoy eso mismo se puede dar con campesinos que siembran cosas ilegales porque no tienen otra alternativa. Si les damos un nuevo cultivo, si les ofrecemos otra alternativa pueden tomarla y juntos lograr la paz”.

Reconoció que llegar a Guerrero no es una tarea fácil “estamos caminando por campos minados, les pido que me conozcan bien, no me vayan a confundir con otro o si me van a venadear no vayan a confundir a otro conmigo”.

Dijo que llega a Guerrero bajo el lema de Jesús “apacienta mis ovejas” y como Franciscano viene por el respeto por los animales, por la naturaleza, respeto a los pueblos indígenas, así como sus costumbres.

Manifestó que está admirado de la resistencia de los pueblos, en especial como afrontan las crisis, y recientemente la Pandemia por Covid-19.

El diálogo, dijo, será su principal herramienta para reconciliar a la Iglesia con el Estado, con los

Pueblos Originarios, así como con los grupos de la delincuencia organizada, como lo hizo el Obispo Emérito, Salvador Rangel. (AMA)

A %d blogueros les gusta esto: