29 September, 2022
Diario de Guerrero

DESDE 1947

Una ruptura en el Cártel de la Sierra genera la violencia en Chilpancingo

La violencia de los últimos días en la Zona Centro del estado, es consecuencia de una ruptura en el grupo delictivo conocido como Los Tlacos, quienes se le han salido de la manga a los mandos de esa región y pretenden apoderarse de la ciudad, aseguró el Obispo Emérito de la diócesis Chilpancingo-Chilapa Salvador Rangel Mendoza, quien además negó que hubiera una ruptura de los grupos de la Sierra con los de Quechultenango.

El prelado, quien se ha convertido en un experto en temas de seguridad y narcotráfico, insistió en lo que ha declarado anteriormente, que las autoridades saben quiénes son estos generadores de violencia, “incluso yo sé quiénes son, pero no lo puedo decir, ellos saben y lo que deberían hacer es actuar de manera dirigida y detenerlos”.

Rangel Mendoza asistió a la Catedral de Chilapa, en donde ofició la misa de medio día y al finalizar accedió a responder preguntas de medios de comunicación.

Ahí explicó que es incorrecto que se utilice a los militares, marinos y demás corporaciones para desplegar operativos cuando la gobernadora y la alcaldesa saben quiénes son los delincuentes y podrían enviar directamente por los delincuentes.

“Hay un tercer grupo que se quiere apoderar de Chilpancingo y, de hecho, ellos han sido aliados de Los Tlacos, pero se les quieren salir de la manga a estos señores y son los que están provocando todo esto, los asesinatos y ahorita este grupo se estaba mandando en cobrar, extorsionando con la carne, pan, refresco, y los pollos”, comentó.

El obispo dijo que hace tres días habló con líderes de los grupos delictivos Los Tlacos y en su presencia el líder delincuencial habló con su similar de “Los Ardillos” y confirmaron que se tienen vigentes los pactos y acuerdos para mantener estable el territorio, “no han roto la alianza”.

Expresó que los del grupo de Quechultenango están pidiendo que dejen al transporte circular en paz, porque si el transporte no funciona ahogan la economía.

Rangel Mendoza dijo que la situación se puede arreglar, tras hablar con ciertos personajes, que están dispuestos a cooperar para mejorar la situación.

Por otro lado, el Obispo consideró que la responsabilidad de la seguridad es del Gobierno Federal, desde el presidente Andrés Manuel López Obrador, de la gobernadora Evelyn Salgado y de la Fiscalía. Declaró que la Policía del Estado tiene seis mil policías, la Fiscalía 600 agentes y el municipio 150 que solo cumplen con labores de prevención, por lo que dijo que “la gran responsabilidad es de la Gobernadora”. (Abel Miranda)

A %d blogueros les gusta esto: